La Pirata: “El consumidor está viendo que hay cervezas mucho mejores por no mucho más”

Cataluña es la región con más cerveceras artesanas y una referencia en la promoción de la cultura cervecera en España. “La cultura de la cerveza artesana entró por Cataluña”, señala Maribel Romero, socia de La Pirata, una de las cerveceras que han nacido y crecido en esta Comunidad Autónoma. Aunque en esta zona se da la máxima demanda para sus cervezas, “poco a poco, en zonas como Madrid y por ejemplo en Andalucía, donde vivo y distribuyo La Pirata, el mercado va creciendo y los consumidores cada vez demandan más este tipo de cerveza”.

“La Pirata nace en 2012 de la mano de su maestro cervecero, Arán León”, recuerda Romero. La primera referencia que creó fue Viakrucis, la principal referencia de esta marca. Entonces, León era nómada, hasta que en 2014 se unió con otros tres socios, entre los que se encuentra Romero, y consiguieron “los recursos financieros y humanos para poner la primera fábrica en marcha en el año 2015” en la localidad barcelonesa de Súria.

Los números son positivos para la cervecera catalana: “Hasta ahora hemos hecho 30 colaboraciones con otros cerveceros nacionales e internacionales, tenemos presencia en 17 países y estamos creciendo cada vez más”. En Latinoamérica tienen presencia en República Dominicana y se están expandiendo en Panamá y Costa Rica. También han hecho alguna incursión en China y, más adelante, quieren entrar en Estados Unidos pero este plan “todavía está en una fase muy embrionaria”. “Hay que tener mucha cautela y hay que buscar unos socios estratégicos serios, profesionales y que nos ayuden a implantarnos poco a poco”, explica Romero. Por el momento, ya han hecho alguna colaboración y, más adelante, posicionarán su cerveza en algunos bares de Nueva York.

Este año han expandido su fábrica tras adquirir la nave de al lado y acaban de adquirir nuevos fermentadores “para ampliar la capacidad de producción un 50%”, con lo que podrán alcanzar los 300.000 litros al año. “Este año esperamos cerrar con 200.000 litros producidos”, indica Romero. “Estamos muy contentos, creemos que debemos seguir apostando por la cerveza incendiaria, natural y artesana”.

Dentro del catálogo de La Pirata, las cervezas más demandadas son Súria y la IPA Viakrucis. “Súria es una cerveza sin gluten, esto nos permite satisfacer una demanda ya que hasta ahora es muy difícil encontrar una cerveza artesana que tenga calidad y no tenga gluten”. Entre las más valoradas, se encuentra BlackBlock, una Russian Imperial Stout de la que también han lanzado una edición envejecida en barricas de bourbon. “Como no es una cerveza que se consuma de manera constante a lo largo del año, al final las más importantes para nosotros a nivel comercial son Súria y Viakrucis” pero BlakcBlock “se suele vender más en invierno”.

LaPirata_MaribelRomero

Crecimiento exponencial

La fábrica de Súria acaba de conmemorar su tercer aniversario con un evento que contó con la participación de “cerveceras amigas”. “Cada año va más gente”, celebra Romero. “Es como hacer un tributo a todo el esfuerzo que vamos haciendo cada año”. Sus planes de futuro a corto plazo pasan por “estabilizar la producción, organizar la distribución a nivel nacional e internacional”, seguir entrando en nuevos mercados y abrir más bares, aunque tampoco descartan, en una fase más avanzada, “entrar en supermercados y líneas de este tipo”.

A mediados de septiembre, cerraron una ronda de financiación de 150.000 euros, con el objetivo de abrir La Pirata Malasaña, en el local que anteriormente ocupó la cervecería Irreale. Les interesaba este local por sus características y porque “ya tenía un cliente 100% cervecero”. La acogida ha sido buena: “Todos los cambios cuestan un poco al principio pero la gente rápidamente ha visto que cambiar de manos no significa que hayamos puesto un monopolio de La Pirata”. De hecho, tratan de ofrecer variedad de marcas. “Un cervecero de verdad no quiere entrar en un bar y encontrarse siempre lo mismo, y eso es lo que estamos ofreciendo”.

Tras esta apertura en el centro de Madrid, quieren establecer más bares en Barcelona y Sevilla. ¿El motivo de elegir estas ciudades? “Los socios de La Pirata somos cuatro, dos de ellos son de Barcelona, otro de Madrid y yo, de Sevilla”, explica Romero. “Cada uno vivimos en estas ciudades y eso nos permitiría controlar los bares que abrimos en cada ciudad”. Al igual que en el caso del local de Malasaña, no descartan abrir nuevas rondas de financiación pero primero su objetivo es estabilizarse. “Cuando todo coja velocidad de crucero, no descartamos abrir una segunda ronda de financiación y seguir acometiendo este proyecto de expansión”.

El crecimiento de La Pirata ha sido exponencial, “eso ha hecho que la máquina vaya demasiado rápido y ahora lo que queremos es estabilizarnos”, comenta. Su objetivo es “que la cerveza tenga la calidad máxima”, algo muy importante para hacerse fuerte en un sector en el que están entrando cada vez más jugadores. “Al final el propio mercado hará una criba y se quedarán los mejores, los que tengan la mayor calidad y la mejor relación calidad precio”, opina.

Cervezas complementarias

El sector cervecero en España “es un monopolio” de unos pocos fabricantes, aunque se han visto algunos movimientos interesantes recientemente. “Ya están dando algunos pasos adelante empresas como Estrella Galicia”, que tiene un acuerdo de distribución con BrewDog. Para Romero, esto es una muestra de que “las grandes cerveceras nos están diciendo que tampoco se van a enfrentar a nosotros, sino que nos van a dejar un hueco porque, inevitablemente, el consumidor ya está probando una cerveza más allá de la pils y la lager y está viendo que hay cosas mucho mejores por no mucho más dinero”. “Cuando a uno se le hace el paladar a una cerveza de calidad y luego vuelve a la pils y la lager industrial, se da cuenta de que está probando un refresco”. “Creo que la propia demanda de los consumidores nos permitirá hacernos un hueco cada vez más importante”, destaca.

En su opinión, “las cerveceras industriales deben ceder en las artesanas” y muchas seguirán los pasos de Estrella Galicia. “Creo que siempre van a tener el trozo de la tarta más grande pero tampoco nos van a querer quitar del medio, por así decirlo, porque somos un mal necesario”. La Pirata está distribuyendo su pils como premium en muchos bares de Barcelona. Aún así, considera que no es competencia de las industriales porque “es una cerveza con otra calidad”. “Tiene que haber una fase de encaje que es la que nos permita que industrial y artesana se hagan complementarias”.

En la oposición industriales-artesanas, “un producto no es sustitutivo de otro, no tiene que haber una confrontación entre ambas”. No obstante, Romero reconoce que las industriales hacen mucho daño a las cerveceras más pequeñas “cuando entran en un bar, van al hostelero y le ponen todo el mobiliario, le ponen los grifos y todo” a cambio de que sus cervezas tengan una mayor presencia o incluso exclusividad. Por suerte, poco a poco las cosas están cambiando y la hostelería intenta “satisfacer la demanda de sus consumidores” cuando reclaman otro tipo de cerveza.

2 comentarios sobre “La Pirata: “El consumidor está viendo que hay cervezas mucho mejores por no mucho más”

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: