La cerveza del futuro: producida con inteligencia artificial y transportada en vehículos eléctricos

Los grandes grupos internacionales están invirtiendo cada vez más en tecnología y no sólo para mejorar sus instalaciones. Entre las noticias que han llegado últimamente del sector cervecero, se encuentra la colaboración entre Carlsberg y Microsoft para emplear la inteligencia artificial en la fabricación de cerveza.

En todos los sectores, son muchas las grandes compañías que están invirtiendo en esta temática. En este caso, uno de los objetivos de la asociación entre Carlsberg y Microsoft es simplificar el proceso y acortar el tiempo de desarrollo de nuevas cervezas a través de lo que se ha denominado “proyecto de huellas dactilares de cervezas”.

Con la ayuda de investigadores de la Universidad de Aarhus en Dinamarca, Carlsberg ya cuenta con sensores capaces de detectar diferencias en el sabor de cerveza. A partir de esta nueva tecnología, la compañía ha alcanzado un acuerdo con Microsoft para la interpretación de esos datos a través de la inteligencia artificial, lo que permitirá agilizar el proceso de fabricación.

En principio, el proyecto tendrá una duración de tres meses a partir de este mismo mes. Se espera que, al finalizar este periodo, Carlsberg pueda lanzar al mercado un producto elaborado a partir del funcionamiento de estas “huellas dactilares”.

Mientras Carlsberg invierte en revolucionar su producción, AB InBev se ha centrado en la modernización del transporte, como ya vimos el mes pasado con la noticia del encargo de 40 camiones semirremolque eléctricos a Tesla en Estados Unidos. Estos vehículos, que empezarán a utilizarse en 2019, se encargarán de la distribución a los comercios minoristas situados a una distancia de hasta 200 millas (poco más de 320 kilómetros) de sus fábricas, ya que cuentan con una autonomía de 500 millas por cada carga. En este caso, el objetivo es reducir las emisiones y los costes de combustible.

Siempre es una buena noticia que las grandes compañías se comprometan con la sostenibilidad medioambiental, aunque, en el caso de una compañía con el tamaño de AB InBev, 40 vehículos supone una proporción muy baja . Esperemos que el número de vehículos eléctricos vaya aumentando según se renueva la flota y que esta iniciativa se extienda más allá de Estados Unidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: