Bebiendo cerveza en Noruega

Hace unas semanas hice una breve escapada a Noruega, mi primer viaje al extranjero en más de dos años. No es un destino famoso precisamente por ser asequible, pero merece mucho la pena y seguro que los cerveceros lo disfrutaréis mucho.

En Noruega hay 135 cerveceras que producen 2,54 millones de hectolitros anuales, según los últimos datos disponibles en The Brewers of Europe. La mayor parte de la producción se queda en el país, mientras que la exportación se lleva 29.000 hectolitros. El consumo medio per cápita es de 56 litros al año, algo por encima del español (50 litros anuales).

La venta de alcohol está sujeta a muchas restricciones y a impuestos muy altos, aunque la cerveza no se ve tan afectada como otras bebidas por tener generalmente menor graduación. De hecho, la cerveza es la única bebida alcohólica que se vende en supermercados, pero no a cualquier hora: de lunes a viernes de 10.00 h a 20.00 h y los sábados de 10.00 h a 18.00 h. Si vais al supermercado un domingo, veréis que los lineales de las cervezas están tapados.

Las guías recomiendan comprar el alcohol en el aeropuerto. En el caso de la cerveza, podéis encontrar algunas referencias de marcas como Lervig y Amundsen en el Duty Free. En los supermercados también hay mucha variedad de marcas noruegas. El precio de una lata de 33 cl ronda las 30-35 coronas (unos 3-3,5 euros).

Donde más tiempo pasamos fue en Bergen. La cerveza local que encontraréis en el grifo de cualquier bar o restaurante es Hansa, en honor al pasado comerciante de la ciudad como miembro de la Liga Hanseática.

En Bergen hay varias cervecerías con muy buenas reseñas, pero por tiempo sólo pudimos visitar una. Al final, elegimos Apollon, la más cercana al alojamiento, y acertamos de pleno. Tiene más de 40 grifos con referencias nacionales e internacionales, también es una tienda de discos y además ese día estaban celebrando su aniversario con conciertos en el patio trasero.

Pasamos un día entero en Flåm, con el obligado viaje en tren hasta la estación de Myrdal y el crucero por el fiordo. En Flåm está la cervecera local Ægir, que tiene un brewpub con decoración de estilo vikingo. Por desgracia, no miramos bien los horarios y nos quedamos sin conocerlo, porque sólo abre por la tarde y teníamos que regresar a Bergen.

Forma parte de un pequeño complejo con tres locales distintos: uno que sólo abre en horario de desayuno, otro que abre en horario de comida y el brewpub, que sirve cenas. Estuvimos en el segundo (aunque me decepcionó), donde pudimos probar las cervezas de Ægir.

Fueron muy pocos días y con mucha actividad, así que el post no ha sido tan exhaustivo como las reseñas de los viajes a Alemania, Polonia y Portugal.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: