La especulación inmobiliaria cierra La Tienda de la Cerveza

Los cerveceros madrileños (de nacimiento o adoptivos) desayunamos el lunes pasado con la noticia de que La Tienda de la Cerveza echará el cierre al terminar este mes. Atrás quedan seis años de trabajo, interrumpidos por una decisión económica ajena a este local.

El mensaje que publicaron en sus perfiles de Facebook e Instagram era bastante contundente al respecto:

Captura de pantalla 2018-10-05 a las 20.37.59

Un proceso imparable

La Tienda de la Cerveza se encuentra en La Latina, una de las zonas de Madrid donde más evidente es el proceso de gentrificación que se está produciendo en la capital. El perfil del barrio ha cambiado radicalmente en los últimos años, en gran parte gracias a pequeños negocios como éste, y los alquileres han subido, lo que ha hecho que muchos vean una suculenta oportunidad económica.

“Hace unos años era un barrio deprimido, sólo había tiendas de venta al por mayor que se marcharon a otra zona que les venía mejor”, cuenta Javier Llorente, propietario de La Tienda de la Cerveza. Por aquel entonces, fueron varios los pequeños negocios que aprovecharon y volvieron a dar vida a este barrio. Ahora “se está aprovechando otra gente, propietarios y no propietarios”. De hecho, el propio proceso de gentrificación hizo que la tienda perdiera a algunos de sus clientes habituales, que tuvieron que irse a vivir a otras zonas donde el precio de la vivienda es más asequible.

Al igual que La Tienda de la Cerveza, otros negocios de la misma zona se han visto afectados por situaciones similares. En este contexto, Llorente pone de relieve la injusticia de “ser un autónomo, generar un negocio, luchar, echar horas y contratar a gente para que un día te echen”. En este caso, ni siquiera se ha dado la oportunidad a la tienda de renovar el contrato de alquiler del local por un precio superior al que habían estado pagando durante los últimos seis años.

El último mes de la tienda

El propietario fue a medir el local en septiembre acompañado por otras dos personas. Llorente no se encontraba allí ese día, por lo que fueron sus empleados quienes le informaron de lo que estaba ocurriendo. Después, habló con el dueño del local, que le dijo que llevaba tiempo pensando en venderlo. Considera que la decisión de vender a un grupo inversor es comprensible, ya que la oferta era muy generosa y beneficiosa para el propietario y su familia, pero “las formas a lo mejor no han sido las más adecuadas”.

la_tienda_de_la_cerveza02

La notificación llegó el último viernes de septiembre y el contrato de alquiler que tenía con el propietario del local vence el 1 de noviembre, después de seis años de vigencia (cinco del contrato inicial más un año de renovación). Este límite temporal deja un mes para liquidar el stock de la tienda, resolver la situación de los cinco empleados que trabajan en ella y buscar una alternativa. “Hay que tomar decisiones muy rápido, no da tiempo a reaccionar”.

En estos momentos, la sensación es de agobio. “El tiempo corre un poco en nuestra contra”, lamenta. Ahora, la prioridad es “buscar otro local y seguir adelante”, aunque, dada la situación, es algo complicado encontrar un local en la misma zona y con unas características similares. De momento, la máxima es la prudencia: “Habrá alguna cosa, pero aún no puedo decir cuándo ni cómo”.

Reacciones al cierre

Llorente reconoce que se siente “un poco abrumado” por todas las reacciones que ha levantado el cierre de la tienda. Su página de Facebook casi cuadruplicó el número de seguidores en los días siguientes al anuncio de cierre, quizá por la expectativa de conocer si La Tienda de la Cerveza tendrá una nueva ubicación próximamente. “La tienda se está llenando más últimamente”, comenta Llorente, que al mismo tiempo pide “respeto para las demás tiendas” de cerveza. Estos negocios están entrando en la temporada alta después de la caída del volumen de ventas que se produce en los meses de verano, que suele compensarse durante el último tercio del año.

Aunque La Tienda de la Cerveza ha estado abierta seis años, Llorente comenzó en este negocio hace ocho. Después de mucho tiempo trabajando en el sector de la hostelería, vio la oportunidad de abrir una tienda especializada en cerveza al darse cuenta de que era un hueco del mercado que no estaba cubierto. En 2010 abrió la primera tienda con un socio. Por aquel entonces, en plena crisis, el emprendimiento era una vía de salida ante la dificultad para encontrar un empleo. Finalmente, la sociedad se rompió, su exsocio se quedó con la primera tienda y Llorente abrió La Tienda de la Cerveza de la calle de la Ruda. Su planteamiento “no va enfocado a la cerveza”, sino que pretende ser un espacio donde interactuar y compartir.

 

Las imágenes son de la página de Facebook de La Tienda de la Cerveza

Un comentario sobre “La especulación inmobiliaria cierra La Tienda de la Cerveza

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: