Reflexiones sobre la cerveza artesana

Lo bueno que tiene Internet es que en cualquier momento puede volver a ti un artículo que no conocías y que ya llevaba tiempo paseando por la red. Precisamente eso es lo que me ha ocurrido hoy, cuando por casualidad he llegado a este texto sobre el “postureo” en el consumo de cerveza, concretamente en el consumo de cerveza artesana.

Al margen de la opinión general sobre el artículo, Jordi Luque comenta algo que me ha parecido muy interesante desde el enfoque de este blog. En un momento dado, Luque se pregunta: “Si lo de la cerveza artesana es amor sincero a la gastronomía, ¿cómo se explica la pobre oferta culinaria que suele acompañarla?”. Por supuesto, recuerda que “hay honrosas excepciones (…) pero en la mayoría de templos cerveceros que conozco creen que la cerveza sólo casa bien con grasas y fritos”.

Y es cierto. Basta echar un vistazo a la mayoría de cartas de los lugares que ofrecen cerveza distinta de la caña de siempre para darse cuenta de que no se está complementando esa variedad (eso si el local en cuestión dispone de cocina). “Es una visión estrecha y que, paradójicamente, no aprovecha la riqueza aromática de maltas y lúpulos”, asegura el autor de esta crítica.

Este tipo de reflexiones ponen de manifiesto que, en líneas generales, el discurso que se vende con el ‘boom’ de la cerveza chirría con el modelo de consumo que se lleva a cabo. Por mucho que se hable de maridaje y que se intenten destacar las características de los distintos tipos de cerveza.

5 comentarios sobre “Reflexiones sobre la cerveza artesana

Agrega el tuyo

  1. Y ¿por qué tengo que maridarla como si de vino se tratara?, ¿existen templos con 30 grifos de vino? no deseo que la cerveza siga los pasos del vino, quiero disfrutar de mi cerveza con algo de picar o que se oferte más cerveza en los restaurantes pero eso no menosprecia al producto de la misma forma que en ningún templo gastronómico se ofrece tortilla de patatas y es absurdo pensar que es un plato menor.

    La cerveza permite un amplio abanico de opciones y momentos, para maridar, para beber, para disfrutar…..la “alta gastronomía” es solo una rama más y por fortuna no la más importante.

    Me gusta

    1. Ni falta que hace maridar la cerveza como si fuera vino, al menos en mi opinión. Lo que quería resaltar con esta reflexión es que no hay una coherencia entre el discurso que en muchas ocasiones se intenta vender y la realidad que encuentras al pedir una cerveza pero creo que no he estado muy acertada en esta ocasión y me ha faltado tiempo para rematar el texto.

      Muchísimas gracias por el comentario.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: