Cerveza y nutrición

Basta con hacer una búsqueda de noticias en Google para ver la cantidad de estudios que se publican sobre los efectos positivos para la salud de beber cerveza habitualmente. Y también basta con buscar un poco para ver todas las críticas, sobre todo de nutricionistas, sobre estos estudios.

No es la primera vez que trato sobre este tema pero sí es la primera vez que he consultado sobre este tema a nutricionistas. En este sentido, la nutricionista Blanca Calatayud comenta que “las bebidas alcohólicas, como la cerveza, forman parte de la vida social de muchas personas” y remarca la importancia de “tener un criterio adulto a la hora de consumir este tipo de bebidas”.

Julio Basulto, que ha colaborado con Francisco José Ojuelos, Eduard Baladia en la redacción del artículo Consumo de alcohol y recomendaciones de salud: ya basta, es más contundente al asegurar que estos estudios “sobreestiman (o directamente, inventan) los supuestos beneficios del consumo de alcohol, a la vez que infraestiman (o, peor aún, obvian) los riesgos de dicho consumo”. Así, advierte de que “la biología obliga a no considerar al alcohol un producto beneficioso, dado que sus metabolitos, de entre los que es necesario citar el acetaldehído, son tóxicos para las células”.

El problema de este tipo de estudios es que no valoran los efectos de la cerveza como conjunto, sino que se centran en alguna de sus características. “Para valorar un alimento no debemos quedarnos con una de sus partes (como cuántas calorías tiene, si tiene alcohol, si tiene vitaminas, si tiene azúcares o sacarinas…), ya que acaba por confundirnos y eso es precisamente lo que buscan muchas empresas, nos cuentan sólo una parte”, indica Calatayud. “Si en conjunto no nos parece apto, tendremos que evitar su consumo o dejarlo para de vez en cuando, como un alimento ocasional”, recomienda.

Con respecto a la cerveza es cierto que “es rica en algunas vitaminas, como la vitamina B, presente en muchos otros alimentos, como cereales, legumbres, frutos secos, etc.”. No obstante, “el alcohol es la parte más perjudicial de este alimento” y, de hecho, “son muchos los artículos de investigación que alertan de lo peligroso que es para la salud, para el hígado, para el corazón, para el ánimo, para el descanso, etc.”.

“Además, la cerveza suele tener conservantes como el E-224 y E-405”, explica esta nutricionista. “Teniendo en cuenta que lo bueno de la cerveza se puede encontrar en muchos otros alimentos y que el alcohol es malo para la salud, no considero que sea un alimento recomendado como habitual en la alimentación”, en contra de todos esos estudios sobre los beneficios de beber 2-3 cervezas diarias.

4 comentarios sobre “Cerveza y nutrición

Agrega el tuyo

Responder a Laura Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: