Cerveza que no es cerveza: paleobirra, el último invento de marketing

Creía que nadie iba a superar el despropósito de la cerveza isotónica pero sí, ha sido posible. El producto en cuestión es la “paleobirra”, un producto que intenta imitar el sabor de cerveza siguiendo, supuestamente, los preceptos de la paleodieta.

Una vez más, alguien ha querido subirse al carro de las tendencias en estilo de vida y ha dado como resultado un sucedáneo de cerveza de lo más peculiar. Sus componentes son kombucha (una especie de té fermentado con su correspondiente lista de supuestos beneficios para la salud no demostrados), lúpulo (suponemos que para intentar que sepa algo a cerveza) y té verde. Según sus creadores, cumple con las normas de la paleodieta porque no tiene cereales, azúcares ni alcohol pero tiene un aspecto y sabor similares a una cerveza suave.

Afortunadamente, la normativa impide que se llame “cerveza” a este producto, porque la única similitud que tiene esto con una cerveza es el lúpulo. Aún así, sus creadores han decidido utilizar el término “birra” como gancho para atraer al consumidor, a ver si alguien cree que es una “cerveza sana” y cuela.

No deja de ser contradictorio que este tipo de productos que intentan venderse como lo que son estén proliferando en un momento que el sector está luchando por mejorar su regulación. En este contexto, recordemos que todavía no ha pasado un año de la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de la la norma de calidad de la cerveza y de las bebidas de malta y que el sector cervecero europeo todavía está intentando que los consumidores reciban una información completa en el etiquetado de los productos.

“No se puede comercializar un producto así aludiendo a la cerveza si sólo tiene el lúpulo para darle el sabor amargo”, explica el dietista nutricionista Juan Revenga en declaraciones publicadas por La Vanguardia. En ese mismo medio, Sílvia Romero, dietista nutricionista especializada en alimentación vegana, señala que se trata de un producto de marketing que “aprovecha el tirón de la alimentación paleo”.

En opinión de Revenga, “el hecho de que no tenga cereales, gluten o alcohol, es decir, siga los preceptos ‘paleo’, no tiene porque significar que el producto sea bueno”. “Es otro de los mal llamados ‘superalimentos’ que se dirigen a cautivar la compra de determinados colectivos”, señala y recuerda que “para poder hacer una alegación de salud en un alimento, esta tiene que estar respaldada por los reglamentos europeos en estas materias (1924/2006 y 432/2012) y con ellos en la mano, las alegaciones que se hacen sobre la paleobirra no lo están”.

Al final, algo que podría haber sido una buena idea (lanzar un producto para aquellos que siguen la paleodieta o que han sido convencidos por la moda de la kombucha) ha terminado siendo un elemento más en la oleada de desinformación al consumidor.

 

Un comentario sobre “Cerveza que no es cerveza: paleobirra, el último invento de marketing

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: