Expertos vs. estudios científicos: la cerveza y sus supuestos beneficios para la salud

No deja de sorprenderme la cantidad de estudios que aparecen periódicamente sobre las propiedades beneficiosas de la cerveza. Y tampoco deja de sorprenderme que se dé tanto bombo a un mensaje que, al fin y al cabo, no deja de ser de fomento del consumo de alcohol.

Como ya sabemos (o deberíamos saber a estas alturas de la película), estos estudios tienen detrás a la industria cervecera. Pero, por suerte, también se están empezando a encontrar mensajes en los medios de comunicación que desmienten estos falsos mitos, frente a la búsqueda del ‘clic fácil’ de las webs que difunden los resultados de estos estudios entre las noticias diarias.

Una de estas voces es el nutricionista Aitor Sánchez García, que ha participado en las entregas de El Comidista TV emitidas durante este verano en La Sexta. Uno de los capítulos de este breve programa estaba centrado en el consumo de alcohol en España e incluía este vídeo.

Como bien apunta Sánchez García, “una cosa es que tomar alcohol de manera esporádica sea compatible con una vida saludable, que lo es, pero otra cosa muy distinta es hacernos creer que va a ser incluso mejor y más saludable que tomar agua”, algo que este experto tacha de “inadmisible”. A pesar del bombo que se da a todos los estudios financiados desde el sector, insiste en que “hay un consenso bastante aplastante sobre que el alcohol no es saludable”.

Otro de los mensajes que he visto recientemente en los medios de comunicación alertando (aunque de una manera algo más tibia) contra todos los mensajes que aseguran que la cerveza es buena para la salud es el artículo “¿La cerveza es sana? Mitos y realidades”. Aunque da espacio a los mitos (como que es aceptable beber hasta tres cervezas al día o que contribuye a reducir el déficit de magnesio) también incluye valoraciones de expertos desmintiendo muchos de los estudios sobre los beneficios del consumo de cerveza.

Entre los mensajes que recoge este texto, encontramos afirmaciones tan tajantes como que “nadie puede decir desde la salud pública que una bebida alcohólica sea sana” o que las afirmaciones a favor del consumo de cerveza como beneficio para la salud proceden de estudios experimentales centrados en los beneficios de alguno de sus componentes. En ningún caso suponen evidencias científicas suficientes, mientras que sí hay evidencias de los efectos perjudiciales del alcohol.

Entre los efectos perjudiciales del alcohol, Aitor Sánchez García advierte de que es neurotóxico, adictivo, inmunodepresor y perjudicial para el sistema cardiovascular. Además, su consumo moderado se asocia a varios tipos de cáncer. “Si te quieres tomar un vino o una cerveza, hazlo porque te apetece pero no pienses que estás ayudando a tu organismo ni lo hagas tampoco por una justificación saludable que, insisto, desde el punto de vista de la ciencia y de la salud es injustificable”, indica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: