¿Cuántas cervezas podemos distinguir?

Los madrileños hemos tenido un fin de semana largo gracias a nuestro patrón, San Isidro, y muchos hemos utilizado este tiempo libre extra para una cosa: ver Netflix. ¿Pensabais que iba a decir beber cerveza? Bueno, se pueden tener muchos vicios al mismo tiempo.

Además de avanzar con alguna serie pendiente, también me he dado un paseo por el apartado de documentales, donde he encontrado la maravilla “Somm”, que se centra en los candidatos al examen de maestro sumiller. Uno de los apartados es una cata a ciegas y me llamó mucho la atención cómo las personas que se presentan a este examen pueden tener tantas dudas sobre si un vino tinto con determinadas características es un Rioja o un Barolo.

Me sorprendió tanto porque se trata de personas que para acceder a ese nivel ya han tenido que superar varias certificaciones anteriormente y que pasan horas cada día estudiando todos los vinos del mundo y entrenándose para diferenciar incluso el olor de una violeta fresca, una violeta mustia y una violeta seca. Esto me llevó a pensar hasta dónde puede diferenciar un consumidor entre dos productos muy similares o a partir de qué nivel ya no podemos percibir un aumento cualitativo. Y, por supuesto, me llevó a aplicar también esta lógica a la cerveza.

Ya sabemos que el paladar se puede educar y que el amargo es un gusto adquirido, por eso a los niños no les gustan las verduras y hay mucha gente a quien le da asco la cerveza. Seguro que todos recordamos lo horrible que sabía nuestra primera cerveza (entre otras cosas porque probablemente fuera la más barata de la tienda del barrio que no te pedía el DNI) y que cervezas que al principio nos parecían muy amargas ya no nos lo parecen tanto.

Al margen de las capacidades de cada uno, estamos viviendo un momento en el que cada vez hay más marcas de cerveza que fabrican productos de los mismos estilos, a menudo muy similares entre sí. ¿Qué nos lleva a elegir un producto en vez de otro de la misma categoría? ¿Hasta dónde podemos percibir las diferencias reales que hay entre cervezas con las mismas características? ¿Cuántas referencias puede manejar un consumidor que realmente distinga esos productos del resto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: