La marca de cerveza que no (sólo) vende cerveza

No deja de sorprenderme cómo BrewDog ha pasado de vender cerveza a vender su marca. La política de expansión de esta cervecera escocesa ha sido impresionante (por su bien espero que también sea un crecimiento sostenible y que no estén a punto de morir de éxito), como demuestra su reciente expansión a Estados Unidos y los planes actuales para abrir bares con su propia marca en distintas ciudades del mundo. El siguiente proyecto que intentan poner en marcha no se queda atrás: pretenden abrir un hotel temático.

Según han anunciado en su web, quieren construir The DogHouse en Columbus (Ohio, EEUU), misma localidad en la que se encuentra su sede estadounidense. Los escoceses han descrito este proyecto como el primer hotel del mundo dedicado a la cerveza artesana, que además será una fábrica de cerveza.

Al igual que con el resto de sus proyectos, quieren financiar este proyecto a través de una campaña de crowdfunding. Si todo va como esperan, este sería su segundo hotel, ya que están intentando construir otro en Aberdeenshire. “Mientras tanto, nos hemos asociado con los tipos increíbles de Indiegogo en una campaña en la que te puedes implicar, para construir el primer hotel de cerveza artesana financiado por crowdfunding”, explican en su web, donde además señalan que el proyecto creará 80 empleos locales.

Las habitaciones, cuyo proceso de diseño ya está bastante avanzado, contarán con: minibar con cerveza; grifo de Punk IPA, buque insignia de la marca; tratamientos de spa con aceites de lúpulo; restaurante con maridajes de cerveza; desayunos, comidas y cenas temáticas; nevera de cerveza en la ducha de la habitación, y vistas al interior de la fábrica.

Este es un ejemplo de la consolidación de la imagen de BrewDog, que ha construido una marca potente que va más allá de la cerveza que fabrica. Ya no se trata de producir cerveza, sino de ofrecer un producto con el sello de la marca, que el consumidor va a aceptar porque le interesa más quién lo hace que que el producto en sí.

Aunque no se da a una escala tan grande como para llegar a construir hoteles, esto es algo que ocurre con muchas marcas de cerveza. Los consumidores asocian ciertos nombres con la calidad del producto, normalmente porque detrás hay o hubo un buen producto muy apreciado y una imagen de marca muy cuidada. Cuando la marca se hace muy conocida, se genera la idea de que todo lo que hagan debe ser bueno porque viene de ese fabricante, lo que mejora la percepción que los consumidores tendrán sobre cualquier producto nuevo cuya procedencia les genere confianza. Y entonces la marca ha dejado de vender cerveza para venderse a sí misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: