Cerveza y política

Las nuevas marcas de cerveza han decidido apostar por la imagen a la hora de promocionarse. No me refiero al diseño, aunque también es un tema que daría para reflexionar, sino a que han decidido diferenciarse de las marcas ‘tradicionales’ creando una personalidad y posicionándose a través de compromisos sociales o incluso opiniones políticas.

En este blog ya hemos analizado un par de veces el caso de Brew Dog. En concreto, la decisión de nombrar accionista a Donald Trump dedicándole una carta abierta que no tenía desperdicio a cambio de que abandonara la carrera electoral y el lanzamiento de ‘Hello, my name is Vladimir’ en respuesta a las declaraciones homófobas de Putin durante los juegos de invierno de Sochi. Obviamente, eran dos acciones para promocionar sus productos (una nueva ronda de financiación y una cerveza), pero además la marca aprovechó para reforzar la imagen que quiere vender a su público.

Los consumidores de cerveza, sobre todo de cierto tipo de cerveza, son un público joven que busca un producto que les ofrezca algo más de lo que este sector ha estado vendiendo tradicionalmente. Ya no sólo se trata de vender un producto diferenciado dentro de un segmento que de por sí también se está diferenciando de la cerveza que se ha consumido toda la vida, también la marca debe tener una personalidad que la diferencie de la competencia. Poner énfasis en la sostenibilidad de la producción y en el origen del producto, apoyo a causas políticas y sociales… todo vale.

La última cervecera que se ha desmarcado con una acción política ha sido la estadounidense Dock Street Brewing Co. Aprovechando el tirón que el multimillonario Donald Trump está teniendo en las primarias de los dos partidos de Estados Unidos para elegir candidatos a la Casa Blanca, esta marca de Philadelphia ha lanzado una serie limitada de botellas con la imagen del polémico candidato republicano en la etiqueta. Se trata de una cerveza negra de tipo stout, llamada ‘Friends Don’t Let Friends Vote Drumpf’, utilizando el apodo que el humorista John Oliver puso al aspirante a político.

¿Qué supone esta acción? En primer lugar, Dock Street Brewing aprovecha el tirón mediático de Donald Trump para lanzar un producto que hace referencia al candidato que tanto ruido mediático está generando en plenas primarias en Estados Unidos. Además, se beneficia de la legión de detractores que acumula este personaje gracias a sus polémicas declaraciones, a la vez que se identifica con el perfil de su público.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: