Catas de cerveza

La moda de la cerveza ha traído una expansión en otras actividades relacionadas. Los supermercados están ampliando su oferta de cervezas artesanales, las marcas extranjeras se están fijando en el mercado español y se multiplican las visitas a fábricas, la celebración de festivales y otros eventos. Pero también hay bares y tiendas especializados que han visto un hueco en las catas.

Unos cuantos post atrás decíamos que “la cerveza es el nuevo vino”, por lo que no es de extrañar que las catas se hayan trasladado al terreno de la cerveza. El problema, a mi juicio, es que en España todavía no tenemos una “tradición cervecera” tan amplia como la que tenemos en el terreno de la enología, y esa diferencia de nivel se nota.

Hace un par de semanas, asistí con un amigo a una cata de cerveza y degustación de quesos que me regalaron por mi cumpleaños (la foto de este post es de ese día). El hecho de que naciera a primeros de octubre (o eso dicen mis padres) y la cata fuera a finales de febrero se debe a que todas las plazas estaban completas y era la primera fecha disponible, lo que ya nos indica que el interés por este tipo de actividades (y, por tanto, la demanda) es elevado.

Muchas de estas catas están dirigidas por sumilleres de vino que se han visto obligados a adaptarse al sector de la cerveza, como es el caso de la actividad a la que asistí. No me considero alguien con un nivel muy elevado a la hora de catar cerveza: reconozco los estilos básicos y ciertos matices de olores/sabores, sé lo que me gusta pero no voy más allá. Aún así, considero que mi acompañante y yo teníamos más nivel (y probablemente más criterio) que la persona que dirigía la cata.

En este caso concreto, la selección de estilos me pareció desequilibrada e incoherente y la introducción a la cata tenía errores tan graves como desplazar la Ley de la Pureza alemana tres siglos y medio. Por otra parte, no pongo en duda los conocimientos de este sumiller en el terreno del vino y reconozco que es una situación complicada tener que dar lecciones sobre un producto en el que no estás especializado. Y si me encontré esto en Madrid, que hay mucho de todo, no quiero pensar cómo será en otras ciudades más pequeñas.

Además de pasar un rato entretenido, probar quesos muy ricos y fichar una cerveza interesante (de las seis incluidas en la cata), lo que saqué en claro de esta experiencia es que muchas empresas están intentando subirse al carro de la cerveza sin tener la experiencia y el conocimiento necesarios y, lo que me parece más grave, sin pararse a pensar cuál es la mejor manera de hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: