Herbicida en la cerveza: ¿sabemos lo que bebemos?

La composición de la cerveza siempre es un tema polémico, y aún más después de que la semana pasada saltara la noticia de que 14 marcas de cerveza alemanas contienen restos de herbicida. Aunque la cantidad que se ha detectado no es peligrosa para la salud, ocurre en un momento en el que cada vez más marcas presumen de la calidad y el tipo de ingredientes que emplean en sus productos.

En concreto, se han encontrado restos de glifosato en marcas tan conocidas como Paulaner, Franziskaner o Becks. Este herbicida es cancerígeno, aunque la cantidad hallada no representa un riesgo para la salud, como explicó el ministro de Agricultura alemán, Christian Schmidt, que lo expresó de una manera un tanto brusca, pero perfectamente comprensible: “Para alcanzar una cantidad sensible para la salud habría que beber 1.000 litros de cerveza. Aún no he visto a nadie en Baviera que se beba esta cantidad. Y si se los bebe, la muerte llega no por los pesticidas, sino por otras razones”.

La primera reacción de los fabricantes afectados fue cargar contra el estudio, realizado por el Instituto Medioambiental de Múnich. Así, lo acusan de “absurdo e insostenible”, según un comunicado emitido por la Federación de Cerveceros Alemanes (DBB), en el que defendían sus sistemas de control de los productos y los controles que lleva a cabo la administración.

Esta noticia es un episodio más en el escenario de los controles de calidad, la utilización de ciertos ingredientes (recordemos la decisión de Guinness sobre la cola de pescado) y la lucha entre cerveceras industriales y artesanales (y sus consumidores, que suelen tomar partido) por defender la composición y los controles a los que son sometidos sus productos. En un sentido más amplio, dentro del sector de la distribución, nos lleva a preguntarnos una vez más si sabemos lo que estamos consumiendo y hasta qué punto debemos preocuparnos de la presencia de sustancias químicas, sea cual sea su proporción, en los productos que consumimos habitualmente.

Dado el tamaño que tienen las marcas afectadas y la consolidación de sus productos entre los consumidores, dudo mucho que el impacto vaya a ir más allá de la presencia del estudio en los medios. Los consumidores habituales de estas marcas seguirán bebiendo las mismas cervezas de siempre y olvidarán el estudio en poco tiempo, mientras que los detractores simplemente reforzarán sus argumentos.

También te puede interesar: ¿Por qué digo que algunas cervezas son refrescos?

Un comentario sobre “Herbicida en la cerveza: ¿sabemos lo que bebemos?

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: