¿Hay mercado para una cerveza de 200 dólares?

¿Hay gente dispuesta a pagar 200 dólares por una cerveza? Samuel Adams piensa que sí, por eso ha lanzado una edición de Utopias, a la friolera de 199 dólares la botella.

Se trata de una edición limitada de 10.000 unidades, embotelladas en un recipiente de cerámica. Y tan raro como el envase es su contenido: una mezcla de cervezas envejecidas en barriles de coñac, armañac, oporto y bourbon, entre otras bebidas.

“La idea es recoger todas las notas de sabor de estos licores, por encima de las notas de sabor de la malta y los lúpulos y crear un sorbo de enorme complejidad”, según la descripción que he leído en MarketWatch. Este medio compara Utopias con el oporto, por eso recomienda beberla sola, como mucho con un poco de chocolate o un puro como acompañamiento.

¿De qué va esto? Samuel Adams ha ido más allá de la creación de una cerveza premium y la está intentando equiparar con otras bebidas alcohólicas. La cerveza siempre ha estado considerada una bebida ‘de segunda’ y no tiene la imagen del vino o el whisky, sectores en los que a nadie le sorprende que haya productos de gama muy alta. Pagar el mismo precio por una botella de vino o de whisky premium no escandaliza a nadie (estés dispuesto a hacerlo o no, entiendes que hay gente que lo haga), pero si una marca de cerveza, como es el caso de Samuel Adams, saca un producto de este precio la verdad es que sorprende.

¿Qué cervezas hay de esta gama de precio? Tirando de hemeroteca, se pueden encontrar auténticos caprichos. Por ejemplo, La Vieille Bon Secours, a unos 1.000 euros la botella. Eso sí, de doce litros. También está la Tactical Nuclear Penguin de BrewDog, que se vendió a un precio medio de unos 127 euros (ahora está a 35 libras la botella de 375 ml); Schorschbock 57, a unos 197 euros de media por cada una de las 36 botellas que se pusieron a la venta; Jacobsen Vintage, a 270 euros; Antartic Nail Ale, subastada por 575 euros (1.330 en la segunda subasta); The End of History de BrewDog (sí, la de las ardillas disecadas), a 598 euros la botella, y Tutankhamun Ale, que se vende a una media de unos 50 euros pero la primera botella se pagó a más de 5.500.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: